Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?

 


¡Cordial saludo desde el Tabernáculo “La Voz de Dios” en Popayán Colombia!
Cordial viene del latín “cardio” o sea que desde lo profundo de nuestro corazón es que les decimos Dios les bendiga.
 
En el mensaje La revelación de Jesucristo pág. 540-541 el profeta de Dios William Marrion Branham, nos habla del entusiasmo y usa esta palabra trece (13) veces en esas dos páginas; o sea que debemos estar entusiasmados o ser entusiastas de Jesús.
Según el diccionario, entusiasmo viene del griego y traduce “estar poseído de un dios”, “arrobamiento de los profetas y las sibilas”.
 “Inspiración arrebatada de un artista, sinónimo de la exaltación, fogosidad, adhesión ferviente a una causa, infundir ánimo”.
 
Ahora bien, la palabra profeta viene del hebreo “NABH” que quiere decir “hervir” o sea que tenemos tres elementos
1)       El fuego.
2)       La olla, o recipiente.
3)       El agua.
El fuego tipifica el Espíritu Santo, el recipiente al Profeta, y el agua en ebullición tipifica la Palabra.
 
Nosotros estamos entusiasmados o poseídos por el único Dios verdadero, así como la presión del vapor inició la era industrial, El Espíritu Santo, pone a caminar este tren del antiguo evangelio, donde cada vagón en perfecto orden ha sido sellado por el inspector hasta llegar a su destino.
 
Hoy estamos entusiasmados, motivados y de muy buen ánimo; con el deseo fervoroso que el invierno más fuerte, no nos pude congelar, somos el arroyo burbujeante del cual el profeta habló, y el cual tuve el privilegio de conocer en los EE.UU., ese hermoso arroyo brota de las entrañas de la tierra, no es muy grande, pero jamás se congela siempre está en movimiento, así debemos de ser nosotros.
 
En los antiguos oráculos como el de Delfos en la antigua Grecia, estaban las profetizas del templo de Apolo, estas sibilas entraban en éxtasis o arrobamiento y es de allí que nos llega la palabra entusiasmo.
 
De manera que no dañéis el aceite ni el vino. Apocalipsis. 6 (6). Más bien continuemos inspirados y entusiasmados, comiendo el cordero (Palabra) asado, en el fuego del Espíritu Santo, Éxodo 12 (9).
 
Si usted pierde el entusiasmo hay algo malo en usted.
No perdamos la ebullición del Espíritu Santo que hace arder nuestros corazones. Lucas 24 (32).      
 
GERMAN ARTUNDUAGA BARON
Pastor.